El compromiso de los Estados: planes y políticas para erradicar la violencia contra las mujeres en América Latina y el Caribe (PNUD/ONU Mujeres, 2013)

Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo y Entidad de Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres
Autoría: Sebastián Essayag
Coordinación: Ivonne Urriola Pérez e Isabel Miguel Emperador
Panamá, octubre 2013

Se han cumplido diecinueve años desde que los estados de la región firmaran la Convención Interamericana de Belém do Pará. Desde entonces, son muchos los esfuerzos realizados por parte de instituciones públicas y organizaciones de la sociedad civil para hacer frente a la violencia contra las mujeres. Pese a los avances, varios análisis han demostrado que aún persisten múltiples desafíos para la efectiva implementación de legislaciones y políticas orientadas a prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres, así como para la creación de marcos político institucionales que generen mayores resultados en este ámbito.

La propuesta que presentamos en este estudio nace con la vocación de aportar a los múltiples aprendizajes acumulados en la región y de contribuir a su aplicación a través de la implementación de los planes y políticas que abordan la violencia contra las mujeres en los 32 países de América Latina y el Caribe analizados. Esperamos que este conocimiento sea compartido y enriquecido entre los mismos países.

La Dirección Regional del PNUD para América Latina y el Caribe, en coordinación con la Oficina Regional para las Américas de la Entidad de las Naciones Unidas para la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres (ONU Mujeres), han decidido impulsar la presente investigación en el marco de la Campaña del Secretario General “Únete para poner fin a la Violencia contra las Mujeres”.

Esta contribución se ha realizado como parte del proyecto regional “Innovación, conocimiento e Igualdad de Género para América Latina” apoyado por el Fondo para el Logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Como resultado de la misma, así como de los insumos obtenidos en los encuentros de expertas y responsables gubernamentales realizados en el marco del proyecto, se han sentado las bases para el análisis del diseño e implementación de los planes y políticas que abordan el tema en la región.

Esperamos que este análisis comparativo regional titulado El compromiso de los Estados: Planes y políticas para erradicar la violencia contra las mujeres en América Latina y el Caribe, ofrezca hallazgos de utilidad para los diferentes países, ,y por lo tanto, permita mejorar los niveles de implementación de los planes, y contribuya al cumplimiento de los compromisos internacionales firmados por los países de la región.

Moni Pizani
Directora
Oficina Regional de ONU Mujeres para América Latina y el Caribe

Heraldo Muñoz
Subsecretario General-Naciones Unidas y Director Dirección Regional para América Latina y el Caribe – PNUD

ÍNDICE
PRÓLOGO
1. INTRODUCCIÓN
2. MARCO LEGAL INTERNACIONAL
3. LAS POLÍTICAS Y/O PLANES NACIONALES PARA ABORDAR LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES
3.1) La integralidad en las políticas y/o planes nacionales que abordan la violencia contra las mujeres
4. PRINCIPALES AVANCES Y NUDOS CRÍTICOS: UNA MIRADA TRANSVERSAL A LA IMPLEMENTACION DE LAS POLÍTICAS Y/O PLANES NACIONALES PARA ABORDAR LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES
5. CONDICIONES INSTITUCIONALES QUE PERMITEN CREAR “AMBIENTES FAVORABLES” PARA LA IMPLEMENTACIÓN DE PLANES O POLÍTICAS QUE ABORDEN LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES: RECOMENDACIONES PARA LA ACCION
6. FUENTES CONSULTADAS
ÍNDICE DE TABLAS
ANEXOS

INTRODUCCIÓN 

La violencia contra las mujeres es un fenómeno que no es ni nuevo ni distintivo de la época en que vivimos. Sin embargo, su feroz crecimiento, magnitud y ensañamiento confirma que estamos en presencia de un problema social de gravísima relevancia que traspasa fronteras, culturas, estratos sociales y económicos. Y que es la muestra más clara de discriminación y vulneración de los derechos humanos de las mujeres. En nuestra región las cifras son alarmantes: un reciente estudio de la Organización Panamericana de la Salud señala que entre el 17 y el 53% de una muestra representativa de mujeres alguna vez casadas o en unión física de doce países de América Latina y el Caribe han reportado haber sufrido violencia sexual o física de parte de un compañero íntimo. El mismo estudio también indica que 2 de cada 3 mujeres son asesinadas en Centroamérica por el hecho de ser mujeres.

En este contexto, en febrero de 2008, el secretario general de las Naciones Unidas lanzó la Campaña ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres, para generar una mayor conciencia pública y estimular la voluntad política de los Estados con el objetivo de prevenir, atender y —como meta— eliminar la violencia contra las mujeres. Desde entonces, diferentes agencias del Sistema de las Naciones Unidas han aunado sus esfuerzos para avanzar en la implementación de la Campaña del Secretario General, la cual se extiende hasta 2015, año que coincide con el plazo fijado para cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio. La adopción e implementación de planes nacionales de acción contra la violencia hacia las mujeres es uno de los cinco resultados clave que la campaña del secretario general promueve en todos los países para que se logren en 2015, como un instrumento político que puede ayudar a los Estados a que se cumplan las obligaciones que tienen en cuanto a que se prevenga, investigue y sancione la violencia contra las mujeres.

Los Estados tienen la obligación claramente definida en virtud del derecho internacional de hacer frente a la violencia contra las mujeres. Los Estados están obligados a obrar con la debida diligencia para prevenir los actos de violencia contra las mujeres; a investigar estos actos y procesar y sancionar a los autores; y a proporcionar reparación y socorro a las víctimas. La exigencia de que se aprueben y se apliquen planes de acción nacionales destinados a hacer frente a la violencia contra las mujeres está expresada en los instrumentos internacionales y regionales de derechos humanos y los documentos de política.

Sin embargo, el Segundo Informe Hemisférico que elaboró el Mecanismo de Seguimiento de la Implementación de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, publicado en 20123,reconoce que, a pesar de los avances en el desarrollo de políticas y/o planes nacionales para erradicar la violencia contra las mujeres, y aun en el entendido de que la mayoría de los Estados ya cuenta con un plan de acción nacional, “(…) la violencia sigue siendo una realidad diaria para las mujeres de la región: en las calles, en las escuelas, en el trabajo y, peor aún, pero con mayor frecuencia, en sus propios hogares. La violencia se utiliza de manera rutinaria para callar, oprimir, sujetar y matar a las mujeres (…) afecta la realización de [sus] derechos (…)—su salud, su potencial económico, su participación en la política y su contribución a la sociedad en general— y es un obstáculo al desarrollo humano, a la democracia y a la paz en los Estados de la región” (MESECVI, 2012:9).

En nuestra región, varios Estados han reconocido la importancia de abordar la problemática de la violencia contra las mujeres, de manera coordinada, sostenida, seria y en profundidad. Los planes nacionales de acción son un excelente esfuerzo en este sentido, para acabar con este problema. No obstante, pese a todos los esfuerzos, no se cuenta con muchos análisis en torno a las experiencias de implementación de dichos planes. Se requiere conocer en mayor profundidad los enfoques que los sustentan, su vinculación con el marco legislativo vigente, los aprendizajes en torno a la coordinación interinstitucional y al monitoreo y evaluación de los mismos. Todo este conocimiento permitiría a otros países aprender y mejorar sus prácticas.

Por todo ello, PNUD y ONU Mujeres, con el apoyo del Fondo para el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, decidieron iniciar un proceso de investigación con el objetivo de sistematizar el conocimiento en materia de políticas y/o planes nacionales que abordan la violencia contra las mujeres en una muestra de países de la región para fortalecer las capacidades institucionales y contribuir a la erradicación del problema. La investigación se desarrolló en dos fases:

Una primera fase destinada a identificar, relevar y sistematizar información y conocimiento en torno a las políticas y planes nacionales que abordan la violencia contra las mujeres en una muestra representativa de países de la región. Para ello, se procedió inicialmente a la recolección y revisión de información secundaria: instrumentos legales, políticas públicas y/o planes nacionales, evaluaciones de políticas y planes, informes de las agencias del Sistema de Naciones Unidas y otros organismos de cooperación internacional y estudios e investigaciones nacionales y regionales, entre otras fuentes.

Con posterioridad, se realizaron entrevistas en profundidad a informantes clave (funcionarios públicos, equipos técnicos de las instituciones, especialistas y representantes de organizaciones de la sociedad civil) de cada uno de los países que integran el estudio. Para la realización de las entrevistas, se utilizó un cuestionario semiestructurado elaborado ad hoc para esta investigación. Las entrevistas permitieron acceder a información de primera mano que fue recogida de fuentes secundarias durante el primer momento del análisis.

Toda la información recopilada ha dado como resultado un mapeo de los planes y políticas para erradicar la violencia contra las mujeres que contiene un informe específico para cada uno de los países de la muestra. La muestra de estudio está integrada por 32 países de la región: Antigua y Barbuda, Argentina, Bahamas, Barbados, Belice, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Dominica, Ecuador, El Salvador, Grenada, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Saint Kitts and Nevis, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucía, Surinam, Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela.

En una segunda fase, se puso énfasis en el intercambio de experiencias y conocimientos entre los países de la región que tuvo como objetivo retroalimentar, validar y compartir el conocimiento, con el propósito de enriquecer los hallazgos y los aprendizajes.

Esta segunda etapa se inició con la celebración del Primer Taller Regional: “Planes Nacionales que abordan la violencia contra las mujeres en América Latina y el Caribe. Intercambiando conocimientos para la acción pública”, durante los días 20, 21 y 22 de noviembre de 2012 en la Ciudad de Panamá. El mismo contó con la presencia de representantes técnicas de alto nivel en las instituciones gubernamentales rectoras de las políticas públicas para abordar la violencia contra las mujeres de catorce Estados de la región de América Latina y el Caribe, principalmente funcionarias de los Mecanismos Nacionales de la Mujer.

Este espacio de intercambio resultó clave para identificar experiencias innovadoras, fortalezas y desafíos y estrategias para mejorar la implementación de los planes. La masa crítica de conocimiento acumulado en todo este proceso ha dado lugar a este análisis comparativo regional que presentamos a continuación.

Acesse esse documento na íntegra em pdf (4,5 MB): El compromiso de los Estados: planes y políticas para erradicar la violencia contra las mujeres en América Latina y el Caribe (PNUD/ONU Mujeres, 2013)