La Estrategia Regional para el Acceso a la Justicia de la Mujeres 2011-2015 (ONU, 2012)

Presentación 

Tenemos el gusto de presentar “La Estrategia Regional para el Acceso a la Justicia de la Mujeres 2011-2015” elaborada en el marco de la Campaña del Secretario General de la ONU ÚNETE para poner fin a la Violencia contra las mujeres que tiene como objetivo apoyar a los Estados de América Latina y el Caribe en el cumplimiento de su deber de prevenir, sancionar y erradicar todas las formas de violencia contra las mujeres y poner fin a la impunidad.

Esperamos que esta estrategia favorezca el acceso a la justicia de las mujeres, sin discriminación ni exclusión, reconociendo que este derecho sólo es posible si la práctica judicial toma en consideración las condiciones propias de cada mujer. Las Reglas de Brasilia, que esta estrategia ayudará a implementar, guían el desarrollo de los sistemas de justicia con el propósito de que ofrezcan las condiciones indispensables para que todas las mujeres, sin distinción por razones de edad, género, estado físico o mental, estatus migratorio, estado civil, o por circunstancias sociales, económicas, étnicas y/o culturales, puedan ejercer plenamente, ante el sistema de justicia, sus derechos.

Esta estrategia tiene como punto de partida el alto índice de hechos delictivos que se cometen en la región contra las mujeres y la limitada respuesta institucional que tiene como resultado altos grados de impunidad.

Como ha declarado el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, para que las mujeres puedan gozar de su derecho a un pleno desarrollo humano, al libre ejercicio de su ciudadanía y a una vida libre de violencia, el Estado tiene la obligación de asegurar a las ciudadanas el ejercicio del derecho de acceso a la administración de justicia conforme a los principios de prontitud, oportunidad, proporcionalidad, racionalidad del servicio y respeto a los principios de no discriminación. Sólo de esta manera, las autoridades, sus instituciones y los grupos político–partidarios, lograrán legitimar ante la ciudadanía su poder político institucional conforme a los fines esenciales del Estado: la búsqueda del bien común y el logro de la paz social.

Los acuerdos de la 57 sesión de la Comisión Social y Jurídica de la Mujer apuntan igualmente a intensificar los esfuerzos de los Estados para prevenir la violencia contra las mujeres y asegurar que las mujeres y las niñas, víctimas y sobrevivientes accedan sin trabas a la justicia, así como a un resarcimiento justo y efectivo por el daño que hayan sufrido, sin olvidar su deber de poner fin a la impunidad garantizando que quienes perpetran los delitos más graves contra las mujeres y las niñas rindan cuentas de sus actos y sean castigados en el marco del derecho nacional e internacional.

Es nuestro deseo que la implementación de esta Estrategia en la región apoye a la consecución de estos objetivos.

Moni Pizani
Directora para las Américas y el Caribe/ONU Mujeres

Nadine Gasman
Directora para América Latina y El Caribe/Campaña del Secretario General ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres

Índice
Presentación 

Antecedentes 
Objetivos de la Campaña ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres 
Estrategia regional sobre el derecho de acceso a la justicia de las mujeres 
Algunos aspectos relevantes del derecho de acceso a la justicia de las mujeres en situaciones especiales 
Presupuestos político-jurídicos de la estrategia regional sobre el derecho de acceso a la justicia de las mujeres 
Objetivos de la Estrategia Regional 
a. Objetivo General
b. Objetivos Específicos
Propuesta de intervención 
Políticas, resultados y acciones estratégicas y operativas 
Bibliografía 
Anexos
Anexo 1. Información estadística sobre violencia contra las mujeres en América Latina y el Caribe.
Anexo 2. Mecanismos regionales y subregionales de operadores de justicia en América Latina y el Caribe. Marzo 2011.
Anexo 3. Instrumentos internacionales y regionales para la protección de los derechos de la mujer.

1. ANTECEDENTES
Durante la última década, en América Latina y el Caribe la violencia contra las mujeres ha aumentado considerablemente. Esto se manifiesta en el incremento de los feminicidios y en las formas cada vez más crueles en que se realizan los actos de violencia contra las mujeres, entre otros aspectos. Las mujeres de la región no sólo sufren las atrocidades cometidas contra ellas, sino que, además, deben enfrentar la indiferencia e inercia de algunos Estados y de sus sistemas de administración de justicia frente a esos hechos, lo que genera una situación de desprotección hacia ellas. En el año 2009, la impunidad en los casos de feminicidio alcanzó un 77% en El Salvador y Honduras, y un 90% en México; y en Bolivia, sólo en 20 de los 373 feminicidios que se produjeron entre el 2003 y 2004 se iniciaron los procesos de investigación, alcanzando un índice de impunidad de 94,6%.

Esta incapacidad del sistema de administración de justicia para investigar y sancionar los hechos de violencia contra las mujeres, pone de manifiesto el fracaso del Estado en el cumplimiento de su deber de tutela y garantía de los derechos fundamentales de las(os) ciudadanas y perpetua la cultura de la impunidad, la cual se fundamenta en los modelos patriarcales, en las situaciones de discriminación y en la inequidad en que se encuentra inmersa la sociedad latinoamericana, especialmente las mujeres. Adicionalmente, se debe considerar que en los países de la región que sufrieron conflictos armados internos, la violencia contra las mujeres se ejerció como parte de un plan estratégico de aniquilamiento del enemigo en el cual, los cuerpos y la vida de las mujeres, se convirtieron en un preciado botín de guerra, sin que hasta ahora estos hechos hayan sido esclarecidos, lo que contribuye a consolidar una cultura de violencia e impunidad.

Acesse na íntegra em pdf“La Estrategia Regional para el Acceso a la Justicia de la Mujeres 2011-2015” (ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres, Junio de 2012)