Si no se cuenta, no cuenta: Información sobre la violencia contra las mujeres (Cepal, 2012)

Capa publicação Si no se cuenta, no cuenta: Información sobre la violencia contra las mujeres (Cepal, 2012)

Este libro fue coordinado por Diane Alméras, Oficial de Asuntos Sociales de la División de Asuntos de Género de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), y Coral Calderón Magaña, asistente de investigación de la misma división.

Prólogo
Combatir la violencia contra las mujeres es un mandato universal que concierne a todas las personas, ya que se trata de un problema transversal de las sociedades. La erradicación de la violencia de género exige un cambio cultural. Esperamos que este cuaderno sea un aporte a la comprensión y tratamiento de este mal y permita avanzar hacia su eliminación.

Frente a la persistencia de tal flagelo, el Secretario General de las Naciones Unidas llamó a calcular con datos la incidencia de este abuso, en ocasión del lanzamiento de la campaña “Únete para poner fin a la violencia contra las mujeres” en 2008. La publicación del presente cuaderno responde a este llamado.

El documento es parte del proyecto interregional denominado “Fortaleciendo las capacidades para erradicar la violencia contra las mujeres a través de la construcción de redes locales de conocimiento”, ejecutado por la División de Asuntos de Género de la CEPAL en la región de América Latina y el Caribe.

Como indica su título: “Si no se cuenta, no cuenta”, para erradicar la violencia es imprescindible que esta se convierta en un tema central de las agendas públicas —como problema de derechos humanos y como obstáculo para el desarrollo. En el proyecto interregional se dedicó particular atención a la medición de la incidencia y magnitud del fenómeno por medio de estadísticas oficiales.

Este cuaderno pretende contribuir a aclarar ciertos aspectos que se consideran claves para aportar a la erradicación de la violencia contra las mujeres, a partir del relevamiento de información secundaria de la región e información detallada del Caribe y de tres países seleccionados de América Latina.

Aquí se presenta la información disponible sobre la violencia contra las mujeres, las instituciones responsables de su producción y la medida en que estos datos permiten construir una línea de base sobre la prevalencia del fenómeno, así como su idoneidad para medir la eficacia de las intervenciones de políticas públicas para prevenir, sancionar y erradicar la violencia.

La primera parte se centra en la perspectiva regional y en la segunda parte se presentan estudios de caso correspondientes a la Argentina, Guatemala, el Perú y el Caribe, en particular, Trinidad y Tobago.

La información incluye encuestas representativas, registros administrativos y de prestadores de servicios, información sobre la prevalencia e incidencia de la violencia en la población y datos sobre las denuncias y requerimientos de servicios. También se consideran los estudios de monitoreo y evaluación de la sociedad civil, instituciones educativas y centros de estudios, que pueden complementar las evaluaciones que las propias instituciones públicas deben realizar en el monitoreo y evaluación de sus propios servicios. Por último, se examina la eficacia de los marcos normativos y de las políticas implementadas en términos de acceso a la justicia de la población víctima de violencia.

Una de las conclusiones más relevantes es que, cuando las mujeres poseen ingresos propios, enfrentan mejor la violencia, mientras que las que dependen económicamente de los agresores tienen más dificultades para superarla. No obstante, muchas mujeres que cuentan con ingresos, un empleo estable y hasta niveles altos de educación son muertas por sus parejas o exparejas. La persistencia de la violencia contra las mujeres es similar en toda la región. Asimismo, el Caribe comparte con América Latina el marco regulatorio internacional. La creación de los registros administrativos en el Caribe es un esfuerzo que debe ser reconocido, al cual falta sumar también la utilización de otros instrumentos de recopilación de información, como las encuestas de victimización.

En el documento se recomienda a los países generar un sistema que asuma la categoría de política de Estado, para contrarrestar la violencia contra las mujeres. Dicho sistema debe incluir mecanismos transparentes y accesibles para su control, que congreguen a distintos sectores gubernamentales. Debe también estar dotado de recursos y sostenibilidad, especialmente para la producción de información, su difusión y la prestación de los servicios. Si no se cuenta, no cuenta.

Esperamos que esta publicación contribuya en ese sentido.

Alicia Bárcena
Secretaria Ejecutiva
Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL)

Acesse a publicação na íntegra em pdf (2,4 MB): Si no se cuenta, no cuenta: Información sobre la violencia contra las mujeres (Cepal, 2012)